Acapulco

Acapulco, DF y… ¡MADRID!

Este fin de semana regresé al fin a los entrenamientos, y no lo hice en un sitio cualquiera, sino en uno de los lugares más  turísticos y bonitos de México: la costa de Acapulco. El lunes, ya de regreso en la Ciudad de México, volví a entrenar por la calle. En total hice algo más de 17 kilómetros y con unas sensaciones bastante buenas… para llevar tanto tiempo de inactividad.

GUERRERO

El sábado salí a correr por las calles de Acapulco (Estado de Guerrero), o mejor dicho, por las calles cercanas al hotel donde me hospedé. La zona en nada recordaba a los lugares paradisíacos que vemos en la televisión. Era bastante feo. Con restaurantes de comida rápida, centros comerciales, gasolineras y tiendas Oxxo ocupando las aceras. Acapulco es la segunda ciudad más peligrosa de México -fue muchos años la primera- y decir eso en este país es decir mucho.

La carrera

La carrera no fue larga y calculo que hice unos 7 kilómetros a un ritmo muy suave. No tengo cifras exactas porque mi reloj Polar M400 se quedó sin batería, algo lógico después de haber corrido 400 kilómetros el día anterior. ¡Vaya carrera! debió pensar el dispositivo. Evidentemente, había encendido sin querer el gps del reloj al salir de casa en el DF y no me di cuenta hasta justo empezar el entrenamiento.

¡CALOR!

Pero lo peor de salir a correr por Acapulco no eran ni los narcos, ni el tráfico, ni las calles mal asfaltadas, sin duda lo peor era el calor, el asfixiante calor. Yo he estado en Madrid a 40° de temperatura, en Jaén en verano, en Valencia y en Cancún, pero nada, ni de lejos, puede compararse con el tremendo calor que hizo en Acapulco. Había unos 33° de temperatura, pero con una humedad del 85%. Y al estar nublado la sensación era aún peor y se producía un efecto invernadero brutal.

El ritmo de carrera fue suave y constante. Digamos que completé unos 7 kilómetros en 45 minutos, a casi 6 minutos y medio por kilómetro.

Lesiones

A pesar del calor llegué al hotel con bastantes buenas sensaciones. Jodido empapado pero contento. No tuve molestias ni en las rodillas, ni en el tendón de Aquiles, que lleva bastante tiempo sin darme problemas (estoy cruzando los dedos en este momento).

MÉXICO DF

Dos días después de mi entrenamiento en Acapulco y ya de vuelta en la metrópolis del DF, salí a correr de nuevo. Hacía meses que no salía a correr tan seguido, dos veces en tres días, y lo noté. Me costó dios y ayuda completar los 10 kilómetros del entrenamiento, pero acabé.

La carrera

Por primera vez desde que estoy en México salí a correr un lunes, aunque en el DF era un lunes light. Julio es el mes de vacaciones por excelencia en este país y se nota que hay menos gente en la ciudad.

Y esta vez no sólo cambé de día, cambié también la zona de entrenamiento. Si en anteriores carreras había corrido por el Paseo de la Reforma, en esta ocasión me interné en pleno corazón de la Colonia Condesa, para correr por la Avenida Ámsterdam.

La Ámsterdam es una especie de óvalo, a menudo frecuentado por runners, familias y dueños de perros, y que también es uno de los peores lugares por los que he corrido. Imaginad una calle en la que cada 300 metros hay que parar para cruzar, y no hablo de un cómodo paso de peatones, sino de jugarse la vida en cada intervalo. Horrible. Además de lo desapacible del recorrido, hay que tener en cuenta la dificultad de correr sorteando madres, perros y abuelos.

Avenida Ámsterdam en México DF

Avenida Ámsterdam en México DF

El ritmo de carrera fue suave tirando a malo, con tramos al final de más de 7 minutos/km. No podía más, pero lo importante en estos casos es acabar y sumar kilómetros en las piernas. Los grandes corredores de maratón aseguran que lo importante para prepararse la carrera es correr mucho mucho mucho y no preocuparse por el tiempo. Hay que mentalizarse y habituar al cuerpo para la larga distancia.

Lesiones

Mucho cansancio pero ninguna molestia después del entrenamiento.

Las Asic Cumulus 15 han cumplido uno de sus últimos servicios de running por la calle. El próximo día que salga a correr estaré en Madrid y allí me están esperando unas Asics nuevecitas. ¡Vamos España!

“El primero consigue la ostra, el segundo la concha”



'Acapulco, DF y… ¡MADRID!' No tiene comentarios

Sé el primero en comentar este artículo! ;)

Deja un comentario

Este blog nace sin intención de ánimo de lucro (sí, a pesar del anuncio Adsense). Simplemente es un pasatiempo para animar a otros corredores amateurs en este maravilloso y adictivo mundo del running. Los contenidos están bajo licencia Creative Commons. Si copias algo ten por favor el detalle mencionar y poner un link ;)

¡A CORRER SE HA DICHO!