Home Otros deportes Beneficios de jugar al pádel, un deporte para todos

Beneficios de jugar al pádel, un deporte para todos

por Sergio Ruiz
jugando al pádel

En este artículo se recogen los aspectos positivos y beneficios que tiene un deporte que, en la actualidad, está muy de moda: el pádel. El deporte es una de las herramientas más beneficiosas para reducir el riesgo de contraer una enfermedad: fortalece el sistema inmunitario y estimula la termogénesis (ese calentamiento en el cuerpo que se siente al hacer deporte).

Prácticando deporte y jugando al pádel de forma regular, el organismo se fortalece. Adquiere resistencia a los cambios de temperatura, lo cual puede ser beneficioso en épocas como el invierno, en la que se es más propenso a coger resfriados. También aporta aspectos positivos en higiene: el hecho de ducharse ya obliga a lavarse el cuerpo, el pelo, las manos… Es decir, zonas del cuerpo propensas a poder ser focos de infecciones. Es beneficioso a todos los niveles: salud, prevención de enfermedades, reducción del estrés, fortalecimiento psicológico.

El circuito profesional World Pádel Tour lleva años creciendo de forma sólida en España. Tanto es así que ya la temporada pasada se expandió internacionalmente con la realización de diversas pruebas por todo el mundo. Por tanto, está claro que este deporte tiene una gran aceptación en España y mucha gente lo practica.

El pádel es un deporte muy joven, con algo más de medio siglo de historia. Nacido en México, aún está lejos de poder ser olímpico (al menos debe de disputarse en 32 países del mundo, entre otros criterios que maneja el COI). A continuación se analizan sus puntos fuertes o beneficios, los cuales lo han llevado a ser uno de los deportes que más se han desarrollado en la última década y explican la razón por la cual funciona tan bien en el nivel amateur.

Los principales beneficios del paádel son:

El pádel es para todos

No requiere de una técnica muy depurada, como le sucede al tenis. Se juega con pala, en una pista mucho más reducida, lo que conlleva algunas facetas que lo vuelven asequible con respecto al deporte rey de la raqueta: la red está mucho más cerca, la distancia que se debe recorrer es menor y, además, cuenta con paredes que pueden hacer que el juego siga en disputa, una vez que se ha sido sobrepasado por la pelota. Esta accesibilidad del pádel es una de sus grandes virtudes. Prácticamente todas sus demás características positivas refuerzan esta condición.

Tampoco se necesita un equipamiento de alta gama para poder jugar al pádel. A diferencia del esquí, por ejemplo, apenas con una pala (cualquier jugador que inicie su andadura en este deporte puede acercarse a una tienda especializada en deportes y adquirir esta herramienta, sin problemas, por un precio por debajo de los 100 euros), unas zapatillas adecuadas y ropa deportiva casual. Este bajo coste es otro de los aspectos que han fomentado su aceptación social y su crecimiento entre la población.

Aprender a jugar al pádel

No se necesita mucha gente

El pádel requiere la participación de cuatro personas para jugar un partido. Es un número accesible, a diferencia del fútbol, por ejemplo (el sala aún requiere de cinco jugadores por equipo, que ya es bastante, pero el once necesita veintidós personas además de una condición física muy superior a la necesaria para disfrutar de un buen rato de ocio y deporte con el pádel). Este hecho hace que el componente social adquiera protagonismo.

Es habitual que la gente que juega al pádel no limite solamente su rato de ocio a la actividad deportiva, sino que, una vez terminado el encuentro, se quede con sus amigos a tomar algún refrigerio en la cafetería del club en el que juega. Esto estimula la interacción social, hace que la red de contactos entre jugadores crezca y se fomenta el desarrollo del deporte a nivel amateur.

Te pádel mantiene en forma

El pádel es un deporte de carácter cardiovascular, en el cual existen los cambios de ritmo. Se caracteriza por dos facetas: es en parte aeróbico y en otras circunstancias, anaeróbico. ¿Qué significa esto? El pádel cuenta con paredes, lo cual hace que, una vez que el nivel de los jugadores va creciendo y su dominio del entorno progresa, los puntos se recrudezcan. La pelota va cada vez más baja, la intensidad es mayor y la duración de los puntos aumenta. Esta situación provoca que el ejercicio aeróbico sea mayor (es decir, poder respirar en unas circunstancias sostenibles durante el juego).

un partido de pádel puede hacerte perder hasta 1000kcal por partido

El carácter anaeróbico del pádel viene en estos intercambios: en los sprints para cubrir la red con la volea, en recuperar posición con las paredes o en mantener pelotas aéreas para seguir con la ventaja táctica en la pista (el hecho de ejecutar bandejas, realizar un ‘smash’, tirar víboras y demás golpes aéreos). Estos aspectos tienen multitud de virtudes para el organismo, especialmente a nivel cardiovascular. El corazón se acostumbra a ser exigido y se estimula el riego sanguíneo. Del mismo modo, se favorece la quema de grasa corporal (sobre todo en una sociedad actual en la que el sedentarismo y la mala alimentación han llevado a que la obesidad sea una de las enfermedades que hay que evitar y contra las que se debe luchar).

Mejora de los movimietos

Otro gran aspecto que se debe destacar del pádel, relacionado con el anterior, es la mejora de la motricidad por parte de los jugadores. Sus practicantes estimulan el desarrollo del conocimiento y la concienciación del espacio que les rodea, aprenden sobre su rictus corporal y mejoran el desarrollo muscular, especialmente en el tren inferior y el ‘core’. 

La mejoría en la movilidad, la eficiencia de los pasos, la coordinación y el conocimiento del cuerpo son flagrantes, especialmente en personas que no tienen una historia deportiva a lo largo de su vida y disputan de forma regular el pádel como primer deporte. La movilidad adquiere una nueva relevancia: se va progresando en la habilidad de caminar hacia delante (para coger bolas cortas, como por ejemplo las dejadas) y se va mejorando la movilidad lateral (para coger bolas esquinadas, las cuales requieren de un desplazamiento hacia los costados que, andando, no se suele practicar). Se fortalece el desarrollo de las articulaciones por la exigencia y las posiciones, así como la prevención contra lesiones musculares y articulares. Se reduce la probabilidad de lesiones.

Mejora tu salud

La termogénesis que se experimenta haciendo cualquier tipo de deporte, al igual que sucede en el pádel, es positiva. Se suda, por lo que el cuerpo actúa como termorregulador y se encarga de que las oscilaciones de temperatura sean algo habitual en el organismo. Esto fortalece el sistema inmunitario y habitúa al cuerpo a ser más eficaz y resistente ante esos cambios de temperatura, causa de bastantes enfermedades comunes, como es el caso de la gripe.

Mejora tu musculatura

Otro aspecto indirecto que se deriva de jugar al pádl es la mejora en el aspecto muscular y en la fisionomía. La carga deportiva cansa al que la practica y le genera fatiga, lo que estimula a realizar estiramientos después de su ejecución. La elongación del cuerpo después de practicar pádel mejora el desarrollo y el crecimiento muscular, previene lesiones y ayuda al deportista a relajar el cuerpo y la mente. Está demostrado que hacer deporte ayuda a conciliar mejor el sueño en la vigilia.

Mejora tu estado de ánimo

El deporte y el pádel hace que tu cerebro produzca serotonina, la ‘hormona de la felicidad’, que hace que te mantengas de mejor humor a lo largo del día.

El deportista se acostumbra a ser disciplinado y exigente consigo mismo. Este es un aspecto que refuerza el amor propio del que lo practica y que actúa como relajante. Muestra de ello es el hecho de que un partido de 30 o de 45 minutos de pádel ayuda a mucha gente a olvidarse de sus problemas del día a día. Este estímulo psicológico es una certeza científica y mejora mucho la percepción que cada individuo tiene acerca de uno mismo: ponerse objetivos, retos por delante de desarrollo personal.

Así, jugar al pádel tiene muchos beneficios y es una práctica cómoda para todo el mundo. No importan la edad que se tenga, el hecho de estar en forma o no ni las complicaciones que conlleve juntar a cuatro personas en una pista. El pádel es una actividad accesible a todos los niveles: físico, técnico, económico y logístico. Es uno de los mejores deportes a nivel amateur y de los que menos gasto monetario implica. Es, en definitiva, una actividad para todos los públicos y con múltiples beneficios.

También te puede interesar

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.