Home Salud Deportiva Condromalacia rotuliana: La lesión incurable