Inyecciones de ácido hialurónico

Condromalacia rotuliana, la lesión incurable

 

La condromalacia rotuliana es una lesión que se caracteriza por el desgaste y degeneración del cartílago de la rodilla. Es un problema que afecta a todo tipo de deportistas y en especial a los runners.

Dependiendo lo avanzo del padecimiento, podemos clasificar cinco grados de condromalacia:

  • Grado I: El cartílago está reblandecido.
  • Grado II: Existen zonas con fisura.
  • Grado III: Existen fisuras más profundas.
  • Grado IV: El cartílago desaparece casi por completo.
  • Grado V: Se daña el hueso subcondral.

Causas

Las causas de esta enfermedad son muchas y variadas: golpes, sobrepeso, mala pisada, anomalías genéticas de la rótula, mala técnica de carrera, etc.

Si eres runner, los golpecitos repetidos en la rodilla, como los que suceden cuando sales a correr, son definitivos para agravar la lesión.

Los cambios de clima o altitud también afectan al cartílago de manera severa.

¿Qué hago si padezco esta enfermedad?

Si un médico ya te ha diagnosticado la enfermedad* y tu cartílago está dañado solo levemente (lo más probable si tienes menos de 40 años), te sugiero que sigas este plan que a mí me está funcionando:

  • Reposo: deja de hacer ejercicio aeróbico unos cuantos días o un par de semanas, pero es recomendable que sigas acudiendo al gimnasio para fortalecer cuádriceps y femoral. Parar durante demasiado tiempo hace que el cartílago se debilite.
  • Suplementos: toma alguno de los suplementos indicados para este tipo de degeneraciones en el cartílago. Normalmente están compuestos por una mezcla de colágeno, glucosamina, condroitina y otros elementos que retardarán el desgaste del cartílago. Es importante tomarlos de manera ordenada y diaria. Su efectividad nunca ha sido demostrada, pero cada vez son más los especialistas que los recomiendan.
  • Cambia tus hábitos: intenta cambiar tus rutinas diarias. Evita las escaleras y usa el ascensor siempre que sea posible. Usa calzado cómodo y no estés mucho tiempo sentado.
  • Poco a poco: regresa a los entrenamientos de forma suave. Empieza primero por usar bicicleta estática o elíptica, luego empieza a correr por la cinta y después comienza a entrenar por asfalto de manera progresiva. No empieces por entrenamientos de 10 kilómetros.
  • Viscosuplementación: los viscosuplementos son aplicaciones intraarticulares de ácido hialurónico, que actúan como lubricante para la articulación. Esto es especialmente efectivo cuando tenemos dañado el líquido sinovial que produce la rodilla de forma natural. El líquido sinovial reduce la fricción en las articulaciones entre los cartílagos y otros tejidos y las lubrica durante el movimiento.

*Véase que digo enfermedad y no lesión porque no tiene cura. Nunca podremos con pastillas o reposo recuperar el cartílago, lo que si podemos es mantenerlo y protegerlo.

Si la padeces, sigue estos consejos, no desesperes y mucho ánimo.

“Cuando el dolor es insoportable, nos destruye; cuando no nos destruye, es que es soportable”



'Condromalacia rotuliana, la lesión incurable' No tiene comentarios

Sé el primero en comentar este artículo! ;)

Deja un comentario

Este blog nace sin intención de ánimo de lucro (sí, a pesar del anuncio Adsense). Simplemente es un pasatiempo para animar a otros corredores amateurs en este maravilloso y adictivo mundo del running. Los contenidos están bajo licencia Creative Commons. Si copias algo ten por favor el detalle mencionar y poner un link ;)

¡A CORRER SE HA DICHO!

 

A %d blogueros les gusta esto: