Correr en ayunas

Correr en ayunas: ¿está indicado para ti?

Otro de grandes debates que giran alrededor del mundo del running (en esta web ya hemos visto algunos) es la conveniencia o no de entrenar en ayunas. Generalmente suele realizarse a primera hora de la mañana y después de levantarnos, pero cada vez está más extendida la corriente de entrenar antes de comer. Evidentemente, sin haber ingerido nada previamente.

Correr por la mañana, por la tarde o por la noche, ¿qué es mejor?

Existen muchos estudios sobre esta práctica, y como en casi todo, no hay una respuesta 100% válida, sino que dependerá de cada individuo. Antes de valorar los riesgos y los beneficios de correr en ayunas, deberíamos responder a estas preguntas:

 

¿A qué hora suelo correr habitualmente?

Si nunca has corrido en ayunas te costará bastante empezar a hacerlo. Aunque el cuerpo tiene memoria y se habituará a su nueva rutina, debes tener en cuenta que es un proceso largo y costoso.

 

¿Cuáles son mis objetivos?

Correr en ayunas no está indicado ni para largos entrenamientos (más de 15 kilómetros) ni para entrenamientos muy intensos, pues corremos el riesgo de sufrir hipoglucemia y sus efectos derivados: temblor, mareos, confusión y desmayos.

Para entrenamientos de unos 10 kilómetros podemos entrenar sin haber comido nada antes con total tranquilidad.

 

¿Cuál es mi condición física?

Aquellos muy delgados y con pocas reservas de grasas no deberían entrenar en ayunas. Por el contrario, está demostrado que correr en ayudas facilita la combustión de grasas. Al no haber ingerido nada el cuerpo tira de sus reservas, por lo que esta es la mejor opción para los que busquen adelgazar y ponerse en forma.

 

¿Cuánto tiempo tengo?

Teniendo en cuenta que necesitaremos en torno a una hora para empezar a correr después de haber ingerido alimentos (o más si la comida es pesada o abundante), no todos pueden permitirse salir a correr con el estómago lleno.

Piensa por ejemplo en una persona que se despierte a las 7 de la mañana. Entre levantarse, hacer el desayuno, la digestión y salir a correr pueden ser perfectamente las 8:30 de la mañana. Si hacemos un entrenamiento de una hora, más calentar, más estirar, más un aperitivo después y una ducha, serían más de dos horas de tiempo y más de 3 horas y media desde que nos levantamos. Si salimos en ayunas a las 7:00 podemos reducir el tiempo en más de un 30%.

 

¿Te estás preparando una maratón?

Para los corredores que se estén preparando la maratón, correr en ayunas les puede servir de entrenamiento físico y mental para superar “el muro”, ese temido momento de la carrera en que se agotan los depósitos de glucógeno existentes en nuestro cuerpo.

 

Mi experiencia
Yo siempre entreno en ayunas, excepto cuando voy a realizar entrenamientos de más de 15 kilómetros. Cuando empecé a hacerlo me costaba bastante, pero ahora me sucede al contrario, me parece más difícil salir después de comer. Si nunca lo has intentado te aconsejo que pruebes un par de semanas. Tu cintura lo agradecerá y te darás cuenta que también supone un ahorro de tiempo.

QUÉ NO COMER ANTES DE SALIR A CORRER



'Correr en ayunas: ¿está indicado para ti?' No tiene comentarios

Sé el primero en comentar este artículo! ;)

Deja un comentario

Este blog nace sin intención de ánimo de lucro (sí, a pesar del anuncio Adsense). Simplemente es un pasatiempo para animar a otros corredores amateurs en este maravilloso y adictivo mundo del running. Los contenidos están bajo licencia Creative Commons. Si copias algo ten por favor el detalle mencionar y poner un link ;)

¡A CORRER SE HA DICHO!

 

A %d blogueros les gusta esto: