Mi llegada a la Ciudad de México

26 de abril de 2015. Hoy se disputa la Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón. Hoy se acaba el plazo por el que esta web vio la luz. Han pasado 100 días, justo 100 días desde la última vez que escribí por aquí. Y muchas cosas han cambiado en este largo periodo. Lo primero que debo decir es que no, no he cumplido la promesa de correr la maratón de Madrid. No porque no esté preparado –que tampoco-, sino porque sencillamente no estoy en Madrid. Escribo este post  a 9.000 kilómetros de distancia, desde la Ciudad de México, en pleno corazón del moderno barrio de La Roma.

Decía que 100 días dan para mucho. He cambiado de empresa, de ciudad, de país y de vida. Y he dejado de correr. No de forma total, pero casi. Sigo echándome mis carreras de 20 minutos en la cinta, en un bonito gimnasio de la Zona Rosa, pero no es lo mismo. Nunca me gustó correr por la cinta. La única excepción de un entrenamiento por el exterior fue en la ya lejana Semana Santa, aunque la localización, eso sí, era inmejorable: Cancún. Es indescriptible la sensación de correr por las hermosas playas de la Riviera Maya.

Riviera Maya - Diarion de una marató

La carrera no fue nada del otro mundo. 30 minutos a ritmo muy suave y con unas sensaciones no muy positivas. Noté y de que forma la falta de actividad y acabé con una ampollas importantes en ambos pies.

La vida en México

Qué puedo decir del DF. Es una ciudad impresionante para muchas cosas. La gente es amable y hospitalaria, demasiado incluso para una persona criada a medio camino entre la chula Madrid y la áspera Castilla. La comida es riquísima, siempre que estés dispuesto a pasar alguna –o algunas- mala noche. El clima fenomenal, aunque un índice UV de 11 hace que pasar mucho  tiempo al sol sea una profesión de alto riesgo. Teatros, bares, restaurantes, mercados, floristerías, completan una ciudad única, increíble… para casi todo. No para correr. Entrenar por las cuadras de esta ciudad es algo difícil y peligroso. Las calles están mal asfaltadas y las grietas ganan la partida al cemento; el sol, como decía antes, alcanza unas cotas de fuerza y peligrosidad extremas (comprobado); el tráfico es horrible a todas horas;  el nivel de contaminación alarmante, propio de una ciudad de 23 millones de habitantes; y, para colmo, hablamos de una capital a 2.250 metros de altura, con lo que ello conlleva a nivel de resistencia pulmonar. Pero a pesar de todos estos inconvenientes, debo y quiero volver a entrenar. Al menos empezar con un par de veces por semana en el gimnasio y salir un día el fin de semana, cuando el tráfico, la contaminación y la muchedumbre, se reducen.

¿Próxima fecha objetivo? Imposible decirlo. Tengo que volver a correr, volver a recuperar sensaciones y volver a sentirme en la mejor condición física. Me gustaría intentar la de Washington 2016, pero es pronto para avanzar objetivos reales.

Repaso a estos 100 días

Haber estado parado durante tanto tiempo también tiene sus consecuencias positivas. No ha habido lesiones musculares importantes, ni dolores graves –¡sólo faltaba!-. Aunque por otro lado, la alimentación ha sido bastante desastre. Sobre todo lo fue en España antes de venir. Por raro que parezca, aquí, entre tacos, tortillas de maíz y cosas raras con algo aún más raro por encima, he mejorado la dieta. No llega ni puede ser la comida recomendada para ningún runner, pero al menos no he caído en la supercalórica dieta del mexicano medio.

Ya lo he dicho muchas veces y entiendo que pasa como con el cuento del lobo, pero debo, tengo, quiero y voy a escribir –al menos- un post semanal. Espero que sea para decir que he vuelto a correr y que me siento bien, pero si no es así, al menos para contar lo ricos que están los tacos y lo bien que me tratan estos weys por acá.

¡A correr se ha dicho!

“No cuentes los días, haz que los días cuenten”



'Mi llegada a la Ciudad de México' No tiene comentarios

Sé el primero en comentar este artículo! ;)

Deja un comentario

Este blog nace sin intención de ánimo de lucro (sí, a pesar del anuncio Adsense). Simplemente es un pasatiempo para animar a otros corredores amateurs en este maravilloso y adictivo mundo del running. Los contenidos están bajo licencia Creative Commons. Si copias algo ten por favor el detalle mencionar y poner un link ;)

¡A CORRER SE HA DICHO!

 

A %d blogueros les gusta esto: