Home Salud Deportiva ¿Cómo afecta el alcohol a tus entrenamientos?

¿Cómo afecta el alcohol a tus entrenamientos?

por Patricia Malagón
Publicado: Última actualización en
Vaso de whisky con hielo

Llevas un tiempo haciendo deporte, cuidando tu alimentación, pero algo está fallando y no sabes qué es. Normalmente, no prestamos atención al alcohol y creemos que por tomar algo el fin de semana no va a pasar nada. Sin embargo, el consumo de alcohol puede ser la respuesta a la pregunta ¿por qué no estoy consiguiendo mis objetivos? Por eso vamos a hablar de por qué el alcohol impide que consigas tus objetivos.

¿Cómo nos afecta el alcohol?

El alcohol puede tener consecuencias graves sobre el organismo. Según la fuente oficial medlineplus, sus efectos pueden desembocar incluso en la muerte. Pensando en la parte relacionada con el deporte y el ejercicio físico, con el consumo de alcohol notaremos que nuestro rendimiento no mejora, pérdida de fuerza y peor coordinación.

El alcohol contiene etanol y esta sustancia afecta a nuestro sistema nervioso, reduciendo los reflejos. Además, el alcohol contiene muchas calorías -sobre todo cuando lo tomamos con refrescos- y azúcares nada beneficiosos para nuestro organismo.

Por lo tanto, toda la alimentación que estamos siguiendo puede que no sirva de mucho si luego desfasamos la ingesta de calorías con alcohol. Nutricionalmente, no todas las calorías son iguales. No es lo mismo tomar calorías de alimentos como la patata, el aceite, el huevo, el arroz, etc. que obtener las calorías del alcohol. Mientras que unas estarán llenas de nutrientes y nos darán energía. Las otras serán vacías y perjudiciales para nuestro organismo.

Aunque nos afecta en más aspectos, que veremos a continuación. Nutricionalmente es más perceptible. Si estamos haciendo deporte para bajar de peso o para buscar una tonificación muscular, está claro que no conseguiremos nuestro propósito si tomamos alcohol. Es decir, a pesar de que estemos toda la semana siguiendo una dieta sana y de definición muscular, no servirá de nada si cuando llega el fin de semana nos tomamos cuatro copas, mojitos o lo que sea. No pasa nada si esporádicamente, un fin de semana cada cierto tiempo nos tomamos unas copas. Pero si es algo periódico, nos afectará muy negativamente en nuestros objetivos.

El alcohol es tóxico

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el alcohol es una sustancia tóxica que se ha convertido en la tercera causa de enfermedad y muerte prematura en todo el mundo. Además, el consumo de alcohol afecta a la función neurológica, a la cardiovascular y también a nuestros músculos. Altera nuestro sistema metabólico y esto provoca un rendimiento mucho peor a la hora de entrenar o hacer deporte.

Efectos negativos generales

En primer lugar, el consumo excesivo de alcohol afecta al hígado y puede generar enfermedades hepáticas. El alcohol aumenta el colesterol -haciendo crecer los niveles de triglicéridos- y hace que la sangre circule peor. Además, los médicos relación el consumo de alcohol con la reducción de la masa ósea corporal -haciendo que sea más fácil tener roturas en los huesos-. Finalmente, nutricionalmente el alcohol engorda porque tiene azúcares y calorías vacías que entorpecen nuestro físico y nuestro metabolismo.

El alcohol afecta negativamente al sistema hormonal y hace que se absorban peor las proteínas. Es decir, al afectar al sistema hormonal puede generar desequilibrios en nuestro peso y en nuestro organismo. Pero, además, el hecho de que impida la correcta absorción de proteínas y nutrientes hace que por mucho que llevemos una dieta sana y equilibrada. No tengamos resultados positivos.

¿Qué cantidades puedo beber de alcohol?

Lo más recomendable es no beber nada de alcohol o lo menos posible. Se considera un consumo excesivo de alcohol si tomamos unos 15 tragos distintos (cervezas, chupitos, vino…) o unos dos litros de alcohol si es cerveza o vino y un litro si es ginebra, ron, whisky, etc. -aunque vaya mezclado con refrescos-.

Conclusión

Hemos citado varias cosas a las que afecta el consumo de alcohol y hemos explicado por qué el alcohol impide que consigamos nuestros objetivos. Ahora vamos a hacer un recopilatorio de cómo afecta en nuestro desarrollo deportivo.

  • Muscularmente impide el desarrollo de la masa magra y disminuye nuestra fuerza
  • Nutricionalmente nos engorda y nos llena de calorías vacías
  • Reduce la masa ósea y aumenta el riesgo de lesiones y fracturas en los huesos
  • Empeora nuestra coordinación
  • Hace que se absorban peor los nutrientes y las proteínas
  • Eleva nuestro nivel de colesterol en sangre
  • Impide que nuestro rendimiento deportivo mejore

Por todas estas razones, el alcohol nos impide conseguir nuestros propósitos. Si sueles tomar alcohol y haces deporte, prueba a reducir o eliminar su consumo y notarás en poco tiempo como tu rendimiento y estado físico mejoran.

También te puede interesar

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.