Tacos de chapulines

Tacos de chapulines con queso

De entre toda la rica aunque no demasiado variada gastronomía mexicana, quiero destacar uno de los platos más exóticos  que he probado hasta ahora: los tacos de chapulines. Es cierto que estos insectos –como saltamontes pero más pequeños- no son  el plato más apetecible a primera vista, pero su valor nutricional es gigantesco. Los chapulines son aproximadamente un 50-70% proteína. No tienen grasa, no tienen sodio, y por supuesto, no tienen colesterol.

Una orden de tacos de chapulines con queso y guacamole (generalmente son 3 tacos por orden) nos aportan los carbohidratos, grasas y proteínas necesarios para recuperarse tras un buen entrenamiento. Y para acompañar a esta rica y exótica delicia azteca podemos optar por una fría cerveza 0,0 o una propuesta aún más saludable, una refrescante agua de pepino y limón, que además nos ayudará a bajar de peso gracias a su capacidad saciante.

En España no es fácil encontrar un buen restaurante donde comer una ración o unos tacos de chapulines, pero en México DF son muchas las taquerías que nos ofrecen esta opción. Para los más atrevidos también existe la posibilidad de comprar un cuarto de kilo de chapulines en algún mercado del Distrito Federal, el más famoso es el de San Juan.

Otro peculiar manjar de México y que aún no he tenido el gusto de probar son los escamoles*. Los escamoles son las larvas de una peculiar hormiga cuyos huevos se cosechan en los primeros meses de la primavera. La forma más habitual de cocinar escamoles es con mantequilla y epazote, pero también se pueden hacer a la barbacoa o en forma de revuelto con huevos. Debido a mi animadversión con las hormigas, tengo más reparos en probar este plato, pero lo haré.

Los insectos, un plato recomendado

La FAO, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, ya propuso hace algún tiempo que los insectos se conviertan en la solución a los problemas de alimentación y hambre en el mundo. Según el diario El País, más de dos mil millones de personas en el mundo ya tienen a los insectos como parte de su dieta habitual. Los bichos más consumidos son: escarabajos (31%) orugas (18%) y abejas y hormigas (14%). Después les siguen los saltamontes, langostas y grillos (13%), cigarras, saltamontes, chicharritas, cochinillas y chinches (10%), libélulas (3%) y moscas (2%).

Viscoso pero sabroso

*Edito: Esta tarde –mientras disfrutaba veía el partido de la Champions League entre el Real Madrid y la Juventus- me armé de valor, dejé atrás mi rencillas con las hormigas y probé, no sólo los escamoles, sino también, y esto suena mucho más repugnante, los gusanos. De las larvas de hormiga no puedo emitir un veredicto claro. Entre tortillas, guacamole, queso, chile y limón, su sabor era bastante inapreciable. Pero los gusanos me superaron. Sólo probé un par de ellos. Por separado. Casi sin masticar. Su sabor no es malo y su textura no se parece a la escena de Timón y Pumba de “viscoso pero sabroso”, pero no creo que me haga bocadillos de gusanos los domingos para ir al fútbol.

 



'Tacos de chapulines con queso' No tiene comentarios

Sé el primero en comentar este artículo! ;)

Deja un comentario

Este blog nace sin intención de ánimo de lucro (sí, a pesar del anuncio Adsense). Simplemente es un pasatiempo para animar a otros corredores amateurs en este maravilloso y adictivo mundo del running. Los contenidos están bajo licencia Creative Commons. Si copias algo ten por favor el detalle mencionar y poner un link ;)

¡A CORRER SE HA DICHO!

 

A %d blogueros les gusta esto: